Al día

Caravana migratoria: ¿extraña coincidencia?

Ensalada de grillos

Caravana migratoria: ¿extraña coincidencia?

Ciro Castillo

Donald Trump dijo este viernes que los que viajan en la caravana de migrantes que entró a territorio mexicano son delincuentes.

24 horas antes había amenazado con enviar a militares para cuidar la frontera de México con Estados Unidos.

También acusó al Partido Demócrata (él es Republicano) de estar detrás de la caravana que partió de Honduras el 12 de octubre.

Lo que pretenden los demócratas, dio a entender el magnate, es que los migrantes lleguen el día de la elección intermedia, es decir, el próximo 6 de noviembre. “Los estadounidenses votarán para renovar la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado”, informó hace poco el diario El País.

De pronto en Honduras se organizó una caravana de migrantes que deciden ir juntos a Estados Unidos en busca del sueño americano. ¿Extraña coincidencia?

¿Cabe la posibilidad de que el gobierno norteamericano esté detrás de esta movilización de migrantes nunca antes vista? ¿Sería esta caravana la bandera principal para que Donald Trump retome uno de sus principales temas de campaña y ese discurso anti inmigrante?

Para completar la escena, y no es por echar grilla, Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, así como no queriendo la cosa, estuvo en la Ciudad de México, donde se reunió con Luis Videgaray, canciller en funciones y Marcelo Ebrard, próximo titular de la SRE; advirtió que la migración en la Frontera Norte está llegando a un punto de crisis.

EL DRAMA DE LA POBREZA Y LA INSEGURIDAD

Muy al Sur, aquí en nuestra frontera, entre 4 mil y 7 mil migrantes, arribaron ayer al puente internacional conocido como Suchiate uno.

Corrieron como lumbre en las redes sociales, videos en los que se veía a los migrantes tumbar vallas instaladas en “la línea”, del lado guatemalteco, para seguir su camino.

Decenas de compañeros periodistas viajaron hasta este punto, donde unos 500 policías federales aguantaron la embestida que, desde la Casa Blanca fue aplaudida por Trump.

Hubo pedradas, golpes con palos y disparos con gases lacrimógenos. Hubo uniformados descalabrados y hasta una periodista le tocó. Niños y mujeres se habían desmayado antes del cruce fronterizo por el intenso calor que suele hacer en esta parte del mundo y por el tumulto.

“Estamos huyendo de la violencia y llegamos aquí solo para que nos golpeen más”, dijo una mujer a la agencia AFP.

Los migrantes, en su mayoría hondureños, aunque también viajan haitianos, salvadoreños y guatemaltecos, esperaban ser recibidos con los brazos abiertos; sin embargo, ignoraban que las autoridades mexicanas están entre la espada y la pared.

El gobierno saliente, por un lado tiene que cuidar, en lo poco de tiempo que le queda de poder a Enrique Peña Nieto, su relación con Estados Unidos; sin embargo, por el otro tiene que mostrar su lado humanitario y no ser, como ya dijimos, “candil de la calle y oscuridad de su casa”. Además, ha firmado tratados internacionales y ahora es tiempo de que los cumpla.

Para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien tomará posesión el primero de diciembre es más sencillo. Aún está en la etapa de promesas y ayer volvió a prometer que habrá visas temporales para empleo en México.

UNA NOCHE MÁS

Ayer, casi al entrar la noche, cientos de migrantes fueron llevados a la Estación Migratoria de Tapachula para recibir atención y esperar una especie de “papeleo”. Otros cientos más pasarían la noche en las instalaciones de Feria Mesoamericana de Tapachula. Y otros en un albergue habilitado en Suchiate. Hoy será otro día, uno menos antes de alcanzar “el sueño americano”.

Escríbanos a: cirocastillo@hotmail.com
Foto:cortesía de Rodolfo Hernández

Lo más leido

To Top