Al día

Aves saltarinas y gritonas en la Sima de las cotorras

La sima de las cotorras se ha dado a conocer principalmente por las cotorras que la habitan, pero pocos saben su importante aportación cultural a través de las pinturas rupestres. Se han contabilizado un total de 75 pinturas o restos de pinturas, algunas de ellas accesibles solo mediante técnicas de escalada.

Esta vez te llevaremos a un lugar sorprendente, donde agudizarás tus sentidos… sin duda tus oídos y ojos quedarán maravillados ante tanta belleza natural.

Te invitamos a conocer la Sima de las Cotorras una cavidad ubicada a 40 kilómetros de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, este lugar es parte del largo muestrario cárstico de Chiapas, es una extraordinaria formación natural cercana al Cañón Río La Venta que te ofrece al fondo la visión de una selva perdida y exuberante en contraste con el entorno más reseco, su nombre indica, desde luego, quienes son sus más ruidosas habitantes: varios miles de inquietas y gritonas cotorras que efectúan graciosos vuelos en espiral para salir a la superficie.

La Sima es un hundimiento de tierra de una profundidad aproximada de 140 metros y un diámetro de 160 metros. Las paredes están constituidas por rocas calizas que son fácilmente identificadas por estar plegadas horizontalmente y encimadas unas sobre otras en forma de capas. Sobre su pared se puede encontrar una gran variedad de pinturas rupestres de la etnia zoque y en el fondo un bosque en el que habitan un sinnúmero de cotorras. Dentro de las pinturas destacan huellas de manos pintadas de color rojo y negro, encontrando a la vez pinturas en color ocre y negro, representando guerreros, animales y muchas otras ilegibles.

El rojo ocre es más oscuro a mayor antigüedad y más claro a la edad más temprana. Por la tonalidad del rojo se presume que se realizaron varias incursiones humanas en diferentes épocas. La flora está constituida en su interior por vegetación subperennifolia y en el exterior por pastizales y arbustos dispersos; mientras su fauna está conformada por especies como los conejos, tlacuache, tejón, ardilla, armadillo, pajuil, chachalaca olivacea y una gran cantidad de cotorras. Este sitio se puede visitar durante todo el año.

Los orígenes… un gran hundimiento de la superficie

Entre las formaciones geológicas se presentan los sótanos, tal es el caso de la Sima. Se trata de una estructura que los geólogos llaman dolinas de colapso (las dolinas son depresiones naturales o hundimientos de la superficie del suelo que ocurren cuando se eliminan las rocas del subsuelo por la acción del agua que sostienen el suelo superficial).

La formación de la sima ocurre, de manera general, de la siguiente manera: dado que el terreno de la zona es cárstico (formado de rocas calizas principalmente, y gran cantidad de fisuras y grietas que se enganchan año con año y por donde pasa el agua libremente de la superficie al subsuelo), el constante movimiento y erosión del agua crea galerías freáticas (cavernas llenas de agua) que tienen grandes presiones cuando hay infiltraciones importantes (en los tiempos de lluvias más intensas o cuando pasan ríos subterráneos por el lugar) y menores presiones cuando el agua es menos (en los tiempos de sequía).

La combinación entre la erosión del agua y la retirada de la misma, causa que en ocasiones el techo de las cavernas de agua no soporten su propio peso y se derrumben al interior. El resultado

final es un profundo hueco ovalado con 160 metros de ancho y 140 de profundidad; un pozo con paredes verticales, en el fondo del cual hay un tapón que se acumula para esconder las vías subterráneas del agua.

¿Cómo llegar?

A la Sima de las Cotorras se llega desde la ciudad de México; a través de la carretera Panamericana No. 190 de tipo federal libre, de ésta se recorre el tramo México-Ocozocoautla, para posteriormente tomar la carretera estatal No. 63 tramo Ocozocoautla – entronque a Piedra Parada, y de este entronque el camino de terracería hasta la Sima de las Cotorras, recorriendo un total de 1,013 km. Es posible trasladarse vía aérea hasta la ciudad de Tuxtla Gutiérrez y terrestre en transporte público hasta la ciudad de Ocozocoautla y en vehículo particular al sitio en mención.

Sus huéspedes…

En este lugar se encuentra una bella especie, la cotorra verde también llamada por los biólogos “Perico Aliverde” aunque su nombre científico es Aratinga holochlora.

Esta especie solía vivir desde el centro de México en los estados de Oaxaca, Veracruz, Tabasco, Chiapas, hasta Centro América, en Guatemala. Sin embargo, la cacería ilegal y la venta de muchos ejemplares la han puesto en serio peligro de extinción.

Luce un plumaje totalmente verde con pequeños puntos naranjas en el cuello, los cuales la diferencian de sus otros parientes. Desde su cabeza hasta la punta de su cola, mide unos 30 centímetros. A pesar de ser ligera (aproximadamente 250 gramos) es fuerte y su pico es muy bueno para romper nueces duras.

Se puede observar en la Sima en los meses de marzo a octubre debido a que encuentra ahí su alimento (higo, zapote y mujú). Hace sus nidos en las paredes altas y cada año, en los meses de marzo y abril, pone dos huevos que protejo durante 45 días hasta que finalmente nacen los polluelos.

La migración diaria

Para ver a las parvadas (algunas con más de 100 individuos) saliendo de la Sima en su característica vuelo en espiral, se debe estar atento pocos minutos después de que empieza a salir el sol por la mañana. Dependiendo del mes del año esto puede ser entre las 6 y 7 de la mañana. El regreso de las mismas es menos espectacular (porque las bandadas que regresan no suelen ser tan grandes como las que salen por la mañana) pero no por ello menos interesantes. Para poder observarlas llegando a la Sima, dependiendo del mes del año se debe estar atento aproximadamente desde las 3 a las 6 de la tarde.

La sima de las cotorras se ha dado a conocer principalmente por las cotorras que la habitan, pero pocos saben su importante aportación cultural a través de las pinturas rupestres. Se han

contabilizado un total de 75 pinturas o restos de pinturas, algunas de ellas accesibles solo mediante técnicas de escalada.

No dejes de visitar este lugar que seguro te contagiará de la alegría de las aves que lo habitan.

 

Lo más leido

To Top