Al día

¡Así se forjó el acero!

AMLO PUERTO VALLARTA

La Feria

¡Así se forjó el acero!

Sr. López

En el centro de doma en que fue domesticado este menda (los otros niños le decían “casa” al suyo), los viernes por la noche se jugaba; las señoras, canasta; algunos matrimonios, dominó (casi hubo divorcios); y varios señores, ajedrez, muy en serio. Don Víctor, el jefe de proveeduría y mantenimiento de ese domicilio (otros niños le decían “papá” al suyo), era imbatible y no hay memoria en los anales familiares de ninguna derrota suya en esa disciplina que llaman “juego” los muy sarcásticos. Tío Armando, cuñado del siempre ganador, vivía obsesionado por eso; anotaba cuidadosamente cada jugada, las estudiaba después, y tomaba clases con un tal Alfonso Ferriz, que se supone era el mejor ajedrecista mexicano de la época… y tío Armando, que jugaba -y muy bien-, siempre perdía, hasta que con su buen humor de siempre, se cambió a la mesa de las señoras a jugar baraja, diciendo que su ego no podía más. Don Víctor, mudo, como casi siempre.

Hoy, ayer y mañana López Obrador ganaría las elecciones. La lástima es que la elección no es hoy, ni fue ayer, ni será mañana.

El 1 de julio, el Pejehová puede llevarse la sorpresa que se llevó en 1998 y en 1994, cuando fue candidato a Gobernador de su natal Tabasco y perdió (porque le hicieron trampa, recuerde, que por eso tomó pozos petroleros); en 2006 y en 2012, cuando fue candidato a Presidente de la república, que también perdió (porque le hicieron trampa y tomó avenida Reforma). Él es el indiscutible ganador mientras no se celebran las elecciones; ya que se realizan los comicios, pierde, no siempre, que cuando ganó la capital del país en el año 2000, se la dieron, sin borlotes, porque ¿sabe qué?: sí ganó. Pero, eso sí, que quede claro: si hoy fuera la elección presidencial, él ganaría.

La revista Bloomberg Businessweek, publicó el pasado 9 de marzo, un interesante artículo firmado por Justin Villamil y Eric Martin, con el siguiente título: “Los inversionistas apuestan a que AMLO va a perder la elección”… ¿cómo se atreven a hacer semejante predicción contra la sacra palabra de las casas encuestadoras mexicanas y las de apuestas en Las Vegas?… pues porque nada hay más asustadizo en el planeta que el dinero y (cito) “Andrés Manuel López Obrador (se refieren al santo Pejesús redentor autodesignado de todos nosotros), candidato de Morena, ha logrado una ventaja considerable en la mayoría de las encuestas. Y, sin embargo las élites empresariales y financieras del país parecen impasibles con esa situación” (fin de esta cita). Lo que es más, nos informan que el Banco Santander hizo una encuesta entre “ejecutivos de alto rango”… y el 85% opinó que don Pejelectoral perderá en este su tercer intento de montarse en La Silla (o sea, en nosotros los risueños integrantes del peladaje nacional).

Ya podría preocuparse don Pejecutivo por la realidad, en lugar de seguir enviciado en el solitario espasmo que le proporciona ver encuestas. Ya debería saber que él (perdón, Él), siempre gana la presidencia antes y después, pero no en las elecciones. Una de sus preocupaciones debería ser

que carece de la estructura necesaria para cuidar casillas, lo que es de proporciones monstruosas. Le doy unos cuantos datos (del INE):

Lista Nominal definitiva, 89 millones 123 mil 355 electores (el padrón son más, pero unos no van a recoger la credencial o se mueren y no pueden votar). El total de casillas es de 156 mil 848 y para cuidarlas el INE ha designado por sorteo, a un millón 398 mil 693 “funcionarios de casilla” (presidentes, secretarios y escrutadores), ciudadanos simplex, a los que capacita sobre lo que les toca hacer, lo que deben cuidar, lo que deben saber sobre nuestras nada simples leyes electorales… y el INE mismo informa que al 17 de mayo pasado, ha capacitado al 18.95% de los que fungirán como presidentes de casilla; al 12.24% -promedio-, de los que harán de secretarios; y al 10.02% -promedio también-, de los escrutadores (los que cuentan los votos); o sea: de llanto con baba. Esto ha logrado el poderoso INE que este año de súper elecciones, tiene presupuesto hasta para cortaúñas (17 mil 400 millones y pico de pesos)… capacitar a menos del 14% de los que garantizan el respeto al voto.

¿Tendrá don Pejecutivo personal capacitado para cuidar las 156 mil 848 casillas?… porque, sin ganas de preocuparlo, los del PRI sí, pues tienen un poquito de experiencia en la materia y cuando no quieren perder la presidencia no la pierden: ganaron Fox y Calderón; el primero porque Zedillo lo decidió así para evitar la venganza de la familia Salinas; y el segundo, porque los tricolores no querían tener de jefe en Los Pinos al señor Madrazo, que se burló y engañó a todos… y se la cobraron, ahí revise por su cuenta cómo votaron los estados con gobernadores del PRI.

Con cuentas de brocha gorda, si las huestes del Pejelectoral consiguen capacitar a 300 mil tenochcas listos para el martirio en defensa del voto, le alcanza para medio atender el 50% de las casillas… lo que deja a la buena voluntad de los integrantes de la Asociación Nacional de Mapaches, Similares y Conexos, Sociedad de Responsabilidad Limitadísima, la mitad de los votos; qué pena con usted pero, sí, hay de esos perversos que hacen trampa en las elecciones… y son de todos los colores, que no es patrimonio exclusivo de los tricolores. Agregando solo 150 votitos en 60 mil casillas, se consiguen 9 millones de votos… en caso de necesidad.

En caso de necesidad, porque no siempre es necesario. Ellos saben, al menos los del PRI saben, porque cuentan con muy capaz tropa electoral y el preciso mapeo de las 5,429 localidades urbanas y las 208,223 localidades rurales, en que se instalan las casillas (nada más las rurales suman cerca de 19 millones 800 mil electores y curiosamente, en esas, las rurales, es donde menos índice de abstención hay, ¡cosa más grande!… en las selvas del sur del país se llega al 87% de muy responsables conciudadanos que ejercen su obligación de votar… ¡así se forjó el acero!).

El 1 de julio, el Pejehová puede llevarse la sorpresa que se llevó en 1998 y en 1994, cuando fue candidato a Gobernador de su natal Tabasco y perdió (porque le hicieron trampa, recuerde, que por eso tomó pozos petroleros)…

Lo más leido

To Top